Supongamos que está pensando en crear su propia empresa o que ya lo ha hecho. En cualquiera de los dos casos, necesita entender los diferentes tipos de propiedad intelectual, incluso si cree que no necesita hacerlo porque su empresa no posee ninguna propiedad intelectual valiosa. ¿Por qué? Muy sencillo; porque está equivocado. No importa lo pequeña que crea que es su empresa, su propiedad intelectual es valiosa y debe tomar medidas para protegerla.

Los Diferentes Tipos De Propiedad Intelectual

El término propiedad intelectual abarca una amplia gama de activos, como logotipos, nombres de empresas, programas informáticos, obras de arte, sitios web, fórmulas de medicamentos y muchos más. Sin embargo, la mayor parte de la propiedad intelectual que se utiliza en los negocios es para la creación de marcas y/o la publicidad.

Para proteger su propiedad intelectual, lo primero que debe hacer es asegurarse de que entiende las diferencias entre los distintos tipos de propiedad intelectual. En los Estados Unidos, los tipos más comunes de propiedad intelectual son las marcas comerciales, los derechos de autor y las patentes, cada uno de los cuales protege un tipo específico de activo.

¿Qué Son Las Marcas Comerciales?

Una marca comercial es un logotipo, un nombre, un eslogan o un símbolo que identifica un producto o servicio y/o la empresa que lo proporciona. Un ejemplo de marca comercial es el “swoosh” de Nike, así como la palabra “Nike”. Una marca comercial puede ser prácticamente cualquier cosa que identifique un producto, servicio o empresa y que permita a los consumidores saber al instante lo que la marca identifica.

Cuando se tiene un negocio, aunque no se tengan productos o servicios con nombres especiales o únicos, el propio nombre de la empresa y su logotipo son marcas comerciales. Por lo tanto, es preciso protegerlas registrándolas en la Oficina de Patentes y Marcas de los Estados Unidos (USPTO, por sus siglas en inglés). ¿Por qué? Para evitar que otras empresas utilicen el nombre y el logotipo para vender productos inferiores (lo que puede dañar la reputación de la marca) y se salgan con la suya.

¿Qué Son Los Derechos De Autor?

La ley de derechos de autor otorga a los autores de obras creativas, como escritos, fotografías, diseños, programas informáticos, pinturas y música, la capacidad de proteger su trabajo contra el uso no autorizado en el comercio por parte de terceros.

Las obras tienen que estar en una forma tangible para recibir la protección de los derechos de autor. En otras palabras, la ley de derechos de autor no protege las ideas; protege las creaciones de la mente que pueden ser tocadas, vistas, escuchadas o percibidas de alguna manera por otros.

La protección de los derechos de autor no es eterna. Por el contrario, suele terminar 70 años después de la muerte del autor, lo que da a los autores de obras creativas mucho tiempo para beneficiarse de su trabajo e incluso permite a sus herederos hacerlo durante varias décadas.

Aunque se puede solicitar la protección legal de los derechos de autor, técnicamente, el autor de una obra creativa recibe la protección de los derechos de autor inmediatamente después de crear una obra protegible, a diferencia de las patentes o las marcas comerciales.

¿Qué Son Las Patentes?

Básicamente, las patentes cubren invenciones únicas. Cuando usted presenta una solicitud de patente, renuncia al secreto de cómo funciona su invención única a cambio de protección legal contra el uso no autorizado de su invención en el comercio. En otras palabras, al obtener una patente, la ley le permite prohibir a otros el uso o la venta de su invención sin su autorización durante un periodo de entre 15 y 20 años.

Su Propiedad Intelectual Es Valiosa – ¡Puedo Ayudarle A Protegerla!

Ahora que conoce mejor los diferentes tipos de propiedad intelectual, probablemente se pregunte cómo puede proteger la propiedad intelectual de su empresa. La mala noticia es que el proceso de protección de su propiedad intelectual puede ser un poco complejo, ya que hay muchos requisitos legales que debe cumplir y cometer errores es increíblemente fácil. Sin embargo, la buena noticia es que yo puedo ayudarle a cumplir con esos requisitos mientras usted se concentra en el funcionamiento de su negocio.

Llámeme hoy al (305) 921-0440 o envíeme un correo electrónico a Romy@jflawfirm.com para programar una consulta inicial y conocer más sobre mis servicios.

Loading...