Un contrato de arrendamiento es un acuerdo legalmente vinculante, lo que significa que es prácticamente imposible romperlo sin afrontar consecuencias. La situación puede ser aún más compleja cuando...