Seleccionar página
Si no sabe mucho sobre los arrendamientos comerciales en la Florida, no se preocupe, no está solo. Como empresario primerizo, puede ser difícil familiarizarse con todos los aspectos de la creación y el funcionamiento de un negocio en el Estado del Sol. Entonces, ¿Cómo lo hace la gente? La respuesta es sencilla: hacen su tarea y, lo más importante, trabajan con expertos. En este artículo, usted aprenderá lo que necesita saber acerca de los contratos de arrendamiento comercial en la Florida y, sobre todo, aprenderá por qué es vital trabajar con profesionales de los bienes raíces experimentado al entrar en contratos de arrendamiento comercial, incluyendo un abogado de bienes raíces.

Lo Que Hay Que Saber Sobre Los Arrendamientos Comerciales En La Florida

En pocas palabras, un contrato de arrendamiento comercial es un acuerdo contractual entre una empresa y un arrendador para el alquiler de espacio de oficinas o cualquier otro tipo de propiedad que se utilizará para actividades comerciales. A diferencia de los arrendamientos residenciales, los arrendadores comerciales en la Florida ofrecen muy pocas protecciones legales a los inquilinos. Mientras que un inquilino residencial puede recurrir a varias leyes cuando tiene un problema, los inquilinos comerciales normalmente sólo pueden recurrir a los derechos explícitamente establecidos en su contrato de arrendamiento comercial. Los contratos de arrendamiento comercial en la Florida, como en cualquier otro estado, deben establecer claramente los derechos y obligaciones de ambas partes. Los arrendamientos comerciales verbales son ejecutables en el Estado de la Florida; sin embargo, los arrendamientos de más de un año de duración deben hacerse por escrito, a menos que se cumplan ciertas condiciones específicas. Por ejemplo, un contrato de arrendamiento comercial verbal que se paga mensualmente (conocido como arrendamiento mes a mes a voluntad) es ejecutable incluso si el plazo de arrendamiento supera eventualmente un año porque no hay un plazo fijo acordado y el acuerdo se renueva automáticamente cada mes. Los contratos de arrendamiento comercial en la Florida suelen contener las siguientes cláusulas:
  • Términos básicos, como la duración del contrato, los usos permitidos de la propiedad arrendada, las opciones para cancelar y ampliar el contrato, los servicios públicos, el alquiler, los depósitos de seguridad, los cargos adicionales y el cumplimiento de la ADA.
  • Una cláusula de subarriendo que permita al inquilino ceder los pagos del contrato a un tercero.
  • Una cláusula que especifique claramente qué parte será responsable del mantenimiento de las zonas comunes, el mantenimiento rutinario, la limpieza, la conservación, las renovaciones, las zonas verdes y el seguro.
  • Un pacto de funcionamiento continuo, que esencialmente es una obligación por parte del inquilino de seguir operando su negocio en el local arrendado.
  • Una cláusula de arbitraje que obligue a ambas partes a 1) acordar la contratación de un árbitro neutral en caso de que surja una disputa y 2) aceptar la decisión de dicho árbitro.
  • Una cláusula de modificación que permita a las partes modificar el contrato de mutuo acuerdo.

Manténgase Protegido De Los Peligros De Los Arrendamientos Comerciales – Trabaje Con Romy B. Jurado, Esq.

Para los empresarios primerizos, el proceso de entrar en un acuerdo de arrendamiento comercial puede ser increíblemente intimidante y muy confuso. Además, hay varios peligros asociados a éste. Algunos contratos de arrendamiento comercial en la Florida son inexplicablemente restrictivos respecto a lo que los inquilinos pueden hacer con la propiedad arrendada. Para evitar entrar en este tipo de acuerdo, es vital trabajar con un abogado de bienes raíces comerciales que sepa cómo evitar errores costosos. La mejor manera de protegerse a sí mismo y a su negocio es contratar a un abogado capacitado y experimentado que le ayude a negociar su contrato de arrendamiento y obtener así un acuerdo favorable. ¿Está a punto de entrar en un contrato de arrendamiento comercial? No firme nada todavía. Primero, llame a la abogada Romy B. Jurado, Esq. al (305) 921-0440 o envíe un correo electrónico a Romy@jflawfirm.com para programar una consulta inicial.
Loading...