Seleccionar página

Como empleador, es vital que usted entienda lo que son las clases protegidas, ya que puede ayudarle a evitar meterse en problemas legales. En este artículo, usted aprenderá lo que necesita saber sobre el tema directamente de un abogado especializado en derecho laboral de la Florida.

Lo Básico – ¿Qué Son Las Clases Protegidas?

Como probablemente sepa, el «acoso» y la «discriminación» en el lugar de trabajo son términos que se refieren a lo que ocurre cuando los empleados reciben un mal trato en su lugar de trabajo. Sin embargo, esa es una definición bastante vaga de estos términos. Este trato inadecuado en el lugar de trabajo debe basarse en características específicas de un empleado para que se considere discriminación o acoso. En otras palabras, el empleado debe ser miembro de una «clase protegida».

El Estado de la Florida tiene una lista de clases protegidas. Un empleado no puede ser discriminado o acosado por su:

  • Edad
  • Ciudadanía
  • Diagnóstico de VIH/SIDA
  • Color de la piel
  • Discapacidad
  • Género
  • Información genética
  • Nacionalidad
  • Estado civil
  • Raza
  • Sexo
  • Religión
  • Sexualidad
  • Rasgo de células falciformes

Algunos ejemplos de discriminación basada en estas clases protegidas son:

Durante una entrevista de trabajo, un empleador pregunta a un posible empleado si está casado y, más tarde, el empleador menciona que el trabajo para el que el posible empleado es candidato requiere muchos viajes y horas extras, algo que el solicitante obviamente ya debe haber advertido en la descripción del trabajo. Después de que el solicitante le diga al empleador que está casado, la entrevista termina rápidamente, se le da las gracias y se le hace salir por la puerta. Lo sepa el solicitante o no, ha sido discriminado por el hecho de estar casado.

Una persona que solicita un puesto de trabajo en una empresa tecnológica tiene 48 años. La persona está más que calificada para el trabajo. Sin embargo, durante su entrevista, el entrevistador menciona constantemente lo jóvenes que son los demás empleados de la empresa y cómo son capaces de mantenerse al día con los cambios constantes de la tecnología. Puede que el candidato no se dé cuenta, pero básicamente se le está diciendo que es demasiado viejo para el trabajo. El candidato acaba por no conseguir el trabajo debido exclusivamente al hecho de que tiene 48 años.

Un individuo afroamericano que solicita un puesto de ventas en una empresa relativamente grande acude a su entrevista presencial después de que su solicitud sea bien recibida y su entrevista telefónica sea espléndida. Sin embargo, al llegar, el aspirante empieza a escuchar ciertas palabras que no le sientan bien, la cuales hacen referencia al color de su piel. Luego, durante la entrevista, la persona que la realiza parece apresurarse y no parece comprometida en absoluto. Es como si ya hubiera tomado su decisión antes de que empezara la entrevista. Además, el candidato mira a su alrededor y no observa a ningún empleado que forme parte de un grupo minoritario. Al final, el candidato no recibe una oferta de trabajo.

Por desgracia, este tipo de discriminación sigue produciéndose en los Estados Unidos en el siglo XXI, por lo que la ley otorga a los empleados el derecho a obtener recursos legales contra los autores de discriminación y acoso contra miembros de clases protegidas. No obstante, a veces se presentan demandas sin fundamento por parte de empleados y exempleados que alegan malos tratos basados en una clase protegida. Cada caso es diferente, y demostrar que un empleador ha discriminado o acosado a uno de sus empleados puede ser complicado en ocasiones, por lo que es vital trabajar con un abogado especializado en derecho laboral de la Florida con que entienda las leyes implicadas.

¿Es usted víctima de discriminación o acoso en el lugar de trabajo? Si la respuesta es sí, entonces eso no sólo es inaceptable, sino que es ilegal. Yo puedo ayudarle. Por otra parte, si usted es un empleador y uno de sus empleados ha presentado una demanda contra usted alegando discriminación o acoso, pero dicha falta no se produjo, puedo ayudarle a demostrarlo.

Póngase en contacto conmigo hoy llamando al (305) 921-0440 o enviándome un correo electrónico a Romy@jflawfirm.com para programar una consulta.

Loading...