Seleccionar página
¿Conoce la diferencia entre el arrendamiento neto simple, el doble y el triple? Si la respuesta es no, entonces este artículo es para usted. Siga leyendo para aprender lo que necesita saber sobre los contratos de arrendamiento netos simples, dobles y triples directamente de una experimentada abogada de bienes raíces de la Florida.

Lo Básico – ¿Qué Es Un Arrendamiento Neto?

El término %22arrendamiento neto%22 describe un tipo de acuerdo de arrendamiento que requiere que el inquilino pague los gastos de la propiedad, que generalmente son pagados por el arrendador, además del alquiler. Los arrendamientos netos son más comunes en el mundo de los bienes raíces comerciales. Los arrendamientos netos en la Florida suelen incluir gastos de mantenimiento, tasas de seguro de la propiedad o impuestos sobre la propiedad. En un contrato de arrendamiento neto, el inquilino paga estas tasas como si fuera el arrendador, sin ser realmente dueño de la propiedad. Obviamente, dicho contrato suena como un mal negocio; sin embargo, el inquilino también obtiene ciertos beneficios, como una renta más baja.

Arrendamientos Netos Simples, Dobles Y Triples

Existen tres tipos diferentes de arrendamiento neto: simple, doble y triple. En ellos se incluyen las tres categorías principales de costes de una propiedad, que son el mantenimiento, los impuestos y las tasas de seguro. Un contrato de arrendamiento neto simple es un acuerdo en el que el inquilino sólo paga uno de los tres gastos de la propiedad que el arrendador pagaría normalmente, además del alquiler. Normalmente, el inquilino es responsable de los impuestos de la propiedad. Este tipo de contrato es una forma de arrendamiento de traspaso en el que los impuestos sobre la propiedad pasan a ser responsabilidad del inquilino. Sin embargo, en un contrato de alquiler neto simple, el propietario sigue siendo responsable de las dos categorías restantes de gastos, es decir, el mantenimiento y el seguro. La mayoría de los contratos de alquiler no comercial son arrendamientos brutos, en los que el inquilino sólo es responsable de los servicios personales. Un contrato de alquiler neto doble es un acuerdo en el que el inquilino paga dos de los tres gastos de la propiedad, además del alquiler. Por lo general, en un contrato de arrendamiento neto doble, el inquilino paga las cuotas del seguro de la propiedad y los impuestos sobre la propiedad. Sin embargo, en este tipo de arrendamiento neto, el propietario sigue siendo responsable de los gastos de mantenimiento de la propiedad. Cuando un inquilino celebra este tipo de contrato de arrendamiento neto, suele tener que pagar el alquiler base y los pagos adicionales cada mes. Como el inquilino es responsable de dos categorías de gastos de la propiedad, el pago total del alquiler suele reducirse considerablemente. Por último, un contrato de arrendamiento neto triple es un acuerdo de arrendamiento en el que el inquilino es responsable de las tres categorías de gastos de la propiedad, además del alquiler. Este tipo de contrato de arrendamiento neto suele ser extenso, a largo plazo, y el arrendador suele tener muy pocas responsabilidades. En un contrato de arrendamiento neto triple, el inquilino paga los impuestos de la propiedad, las tasas de mantenimiento de la propiedad y las tasas de seguro de la propiedad. Aunque este tipo de contrato de arrendamiento neto favorece indudablemente al arrendador, los arrendamientos netos triples se ofrecen con mayor frecuencia para ubicaciones de primera categoría y los inquilinos a menudo no tienen más remedio que suscribir un contrato de arrendamiento neto triple si buscan una ubicación específica.

¿Va A Firmar Un Contrato De Arrendamiento Neto? Trabaje Con Un Abogado

Si va a firmar cualquiera de estos tres tipos de contratos de arrendamiento neto, es recomendable que un abogado revise el acuerdo para asegurarse de que está obteniendo un trato favorable y de que todas las partes implicadas saben exactamente de qué gastos es responsable el inquilino y de qué gastos es responsable el arrendador. Esto ayudará a evitar dolores de cabeza en el futuro. Para determinar si entrar en ese acuerdo de arrendamiento neto es una buena idea, llame hoy al (305) 921-0440 o envíe un correo electrónico a Romy@jflawfirm.com para programar una consulta inicial.
Loading...